Claudia Puyó: “Me encanta estar de espaldas al éxito”


“No hay nada ni mejor ni peor, sólo tenés espíritu o no lo tenés.”, concluye Claudia Puyó en referencia a qué espera de un artista para que la conmueva. A propósito: a ella -además de talento- espíritu le sobra y si hay un terreno para ubicarlo, ese es el rock. Nada más alejado de Pomelo, aclara -el personaje de Capusotto que caricaturiza a una estrella de rock vernácula-, lo suyo pasa por la actitud. “Me voy guiando por lo que me dice el corazón”, dice y dispara: “Hay gente que se perdió una parte de la fiesta que es la más interesante: tocar”. No aclara de quienes habla, pero deja su manifiesto de cómo contempla su vida en la música.

Sus dichos lejos están de ser motivados por una postura que persigue repercusiones mediáticas. Simplemente porque no lo necesita. En concreto: Claudia Puyó hace música desde pequeña. En el Oeste del Gran Buenos Aires, lugar que representa mucho para ella, zapaba con los Mollo, con Jorge Minissale y, entre otros, con Alambre González.

Es “Claudia” (así aparece en los créditos), la que grabó casi todos los temas en Gulp, el primer disco de Los Redondos. La que formó Ana Gris cuando tenía 15 años. La que participó en “En vivo La Torre” cuya frontwoman era Patricia Sosa. La vocalista de la “Rueda Mágica Tour”, la gira en la que Fito Páez presentó “El Amor después del amor”, el material más vendido de la historia del rock argentino. Material en el que además fue parte de la grabación en estudio, al igual que en “Circo Beat”. Y la que tiene cinco trabajos como solistas.

Evidentemente, lo suyo no pasa por las estridencias, ni por llenar estadios. De hecho, cuenta que no le caía nada bien cuando la multitud que seguía a Páez no le permitía escucharse. “Me molestaba que todo el mundo cante a los gritos; ni yo me escuchaba”. Y como para que no queden dudas al respecto, lanza: “Me encanta estar de espaldas al éxito. Me gusta la vida de verdad, nunca jamás transar”. Ella quiere tocar que es lo que más le “gusta en la vida”. Y, precisamente, en eso anda con Los Anestesistas, su banda. Junto a ella hace sus temas, invita a amigos como “Alambre” González y toca canciones que le gustan.

“Sigo cantando, componiendo, cantando, soñando, abrazando a mis amigos, a mi mamá, tratando de que las cosas me salgan bien”, cuenta quien aparece en El Club de los 50, la película de Cucho Costantino (Imágenes Paganas; Buen Día, Día) que se estrenará en unos meses y focaliza en la intimidad, las noches y los shows de cinco artistas del rock. Entre esos elementos que hacen de eje del film siempre estará Puyó para sostener su consigna: “No tiene que quedar en el aire el silencio de la música”.

#Entrevista

105 vistas
LOGO 34-04.png

Un proyecto de:

Frecuencia Zero FM 92.5

Manuel Artigas 5952 piso 1° CABA

4635-7391 // 4682-7391

www.frecuenciazero.com.ar

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram_App_Large_May2016_200
  • YouTube Social  Icon
  • Whatsapp-logo-images
  • large
aaip-isologo.png